Tazas customizadas con pintura en spray

¿Tenéis un montón de tazas o pocillos iguales? ¿Estáis cansados de que cuando tenéis visita siempre tengáis que usar esas tazas aburridas y sosas que os han salido baratas en Ikea? ¡No os preocupéis! ¡En un ratito tendréis ese “problemilla” solucionado! Y además le daréis un toque especial a vuestra hora del café.

00-DSC_0940

Os recomiendo que hagáis diseños sencillos. Lo complicado a veces está sobrevalorado, y ya sabéis; menos es más. Y os lo digo porque he tenido un percance queriendo complicarme más de la cuenta… Si queréis saber qué me ha pasado… ¡Seguid leyendo! ¡Comenzamos!

Necesitaremos únicamente tres cosas:

01-IMG_0504

  1. Tazas, pocillos, vasos… cualquier elemento de nuestra cocina que queráis personalizar.
  2. Pintura en spray.
  3. Celo, cinta de carrocero o washi tape.

Antes de empezar es importante lavar las tazas que queráis customizar. De esta manera eliminaremos cualquier residuo que pueda estar adherido y que pueda levantar la pintura.

Colocaremos celo en toda la superficie que no queramos pintar. Es importante hacerlo despacio y  con calma; si nos queda algún hueco o si tapamos el diseño de más, no nos quedará como habíamos planeado.

02-DSC_0878

Como podéis ver, en la imagen aparecen dos tazas… Una de ellas la tapé con tela de encaje, pensando que podía quedar precioso… ¡Pero fue un desastre! Esto es lo que pasa con las nuevas ideas… No siempre salen bien, pero para saberlo hay que probar suerte. 😀

Una vez que tenemos las tazas con el celo o cinta de carrocero colocados correctamente, empezaremos a rociar el spray de pintura. Acordaros de proteger la superficie sobre la que vayáis a pintar. Yo he colocado varias bolsas de basura, incluso tapando las paredes, y me he puesto guantes de látex. Si podéis hacerlo en el exterior, mucho mejor; la pintura en spray es muy volátil, por lo que aunque estéis incidiendo en las tazas, puede que acabéis manchando a un metro de distancia.

03-DSC_0885

Aquí os tengo que dar otro consejito después que me haya salido a mí mal… Y es que cuanto más lejos rociéis la taza con el spray, mejor. De no ser así, la pintura quedará tan espesa que se verán chorretones y no será estéticamente nada bonito.

Dejaremos secar la pintura el tiempo que indicado por el fabricante y a continuación despegaremos el celo de las tazas. Puede que haya alguna zona en la que el diseño no quede totalmente pulido, por lo que podremos rascar sutilmente la pintura para corregir cualquier defecto.

04-DSC_0917

¡Y ya lo tenemos listos! Ahora a disfrutar de ese café que tanto nos gusta y a presumir de nuevas y originales tazas. Pero antes, un último consejito… Si limpiáis con el estropajo sobre la pintura, se rayará e irá desapareciendo… Por lo que encima del diseño es mejor pasar sólo una esponja enjabonada, y no tendréis ningún problema.

05-DSC_0923

¡Espero que os haya gustado! Si tenéis alguna pregunta, no dudéis en dejarme un comentario o escribirme a mi email info@elmundodealana.com, o por mis redes sociales en Instagram (elmundodealana) o en Facebook (mundodealana).

Muchas gracias por leerme y haber visitado mi mundo:

Alana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*